golf

Remontando del pasado y trayendo al presente al golf

Si eres como yo, que cuando tomas tus clases de golf llega un momento en donde la imaginación te lleva a otras épocas y te preguntas sobre cómo habrán comenzado aquellos primeros golfistas a jugar en lo que llamaran campo o green.

Definitivamente, las condiciones en aquellos siglos, XVIII o XIX, no tienen nada que ver con nuestra época.

En esos días, desde la condición del green hasta la confección de los palos, eran hechos a mano.

Durante esa época, los bosques eran los campos del rey, donde podían jugar, mientras que los palos eran tallados y ensamblados por los propios jugadores.

Estos eran hechos con madera de haya, madera de fruto, ceniza, o madera de espina para las cabezas y nogal para el eje.

A lo largo de la década de 1800, la cabeza de madera era larga, de cinco a seis pulgadas (entre 10 y 15 cm) y se parecían mucho a la cabeza de un bastón.

golf2

Hasta finales de 1800, aparecieron los palos de hierro, que ayudaron a sacar los puntos ásperos, y aquellos jugadores probablemente sólo tenían un palo, hecho probablemente de bronce o hierro fundido.

Peculiar y suave debería ser el golpe que se le daba con un palo de hierro a la pelota, porque muy probablemente, ante un fuerte golpe, la pelota de golf rellena de plumas de entonces se rompería a la mitad.

Así es, las pelotas en ese entonces estaban llenas de plumas y son las antecesoras de la pelota de goma hecha de gutta-percha, inventada posteriormente.

Entre los palos más característicos están los putters, que son probablemente los más retocados en la historia del golf.

Por esa razón, hay docenas de increíbles versiones durante la historia de este palo, debido a que las diferentes variedades de putters han sido diseñadas para distancias pequeñas, en donde con un fino toque se busque un tiro de mucha precisión o fineza para meter la pelota en el hoyo.

Hoy en día, podemos ver putters futuristas de alta tecnología, o si prefieres algo menos común, existen putters extraños, que bien te pueden diferenciar entre tus compañeros de juego.

Regresando a las pelotas de golf… ¿te imaginas pegarle a una bola hecha de madera?

Las pelotas de golf originales fueron hechas de madera, seguidas rápidamente de sacos de cuero, fuertemente rellenos con plumas de ganso, llamados plumaje.

clases-de-golf

En 1848, las pelotas más baratas se comenzaron hacer de gutta-percha, que eran hechas con la savia de un árbol gomoso, lo que permitió a los jugadores golpear las bolas alrededor de un pedacito de green sin partirlas fácilmente.

En estos días, las pelotas de golf se hacen generalmente con un núcleo de goma o líquido rodeado estratégicamente por una resina.

La gran mayoría de las pelotas de golf son blancas, pero existen sus versiones en colores que le añaden un toque de color al verde del green.

Como verás, mucho ha cambiado el equipo de golf de aquellas épocas a la fecha, sin embargo, la pasión que uno tiene por este deporte, sigue tan fiel y parecida como quienes comenzaron a jugarlo por primera vez.